Tarjetas de Agradecimiento en las Bodas

¿Qué pensaríais si os hubiesen invitado a una boda y, pasados unos días, recibierais una nota de agradecimiento por parte de los novios? Seguro que os encantaría ese detalle y no olvidaríais la boda.

Es un detalle que los invitados agradecerán mucho y que dará un toque distinto a vuestra boda. Aunque no tienen mucha tradición en España o sean costumbre en personas que les gusta seguir un protocolo más estricto, por suerte, su uso se está generalizando a la hora de organizar una boda.

 


Pero, ¿Qué hay que tener en cuenta para la creación y envío de estas tarjetas?
Las notas de agradecimiento deben de seguir el mismo estilo y diseño que las invitaciones y el resto de papelería de la boda pero serán más pequeñas y también más sencillas. Lo mejor es encargarlas al mismo tiempo que las invitaciones para que el diseño y los colores no varíen y tampoco se os olvide, al final.

 

Aunque es preferible que las que sean para personas más allegadas y familiares vayan escritas a mano, esto es un asunto laborioso si son muchos invitados, por eso no pasa nada si son con el texto impreso.

 

Las notas de agradecimiento pueden ser por el regalo recibido o por agradecimiento por la asistencia a la boda.

 

¿Cuándo se entregan? Si las tarjetas son por el regalo recibido, deberéis enviarlas según recibáis cada detalle.

Si las notas de agradecimiento son por la asistencia a la boda, el protocolo indica que se deben de enviar después de la luna de miel, por correo postal.

Muchos novios lo dejan escrito y casi listo para enviar y encargan la tarea de enviarlo a un familiar o allegado o a su Wedding Planner si la han contratado.

Otra opción bastante frecuente en los últimos años es dejarlas en el plato de cada comensal en el banquete o se añade con el detalle que se entrega a los invitados en los postres.

¿Y si hablamos de ellos? Etiqueta masculina para un Evento

¿Qué me pongo para ir a…?    Veamos que esta frase no solo es patrimonio femenino..

 

Al hablar de la vestimenta masculina lo primero que pensamos es que es más sencilla y no hay tanto que elegir; pero no es así. Si hablamos de cómo debemos  de vestir para asistir a un evento, tenemos  que tener en cuenta distintos factores: la hora del día en que se celebre, el lugar y el tipo de evento que sea. Por supuesto si tiene código de vestimenta debemos seguir el mismo. El hombre también tiene su etiqueta, y debe tenerla en cuenta a la hora de asistir a un evento para acudir de forma adecuada; así podemos elegir entre el uso de las siguientes prendas: el Chaqué, el Frac y el Esmoquin.

Fuente: Casilda se casa

 

Chaqué

El origen de esta prenda data del siglo XIX cuando la Corte Británica lo utilizaba para montar a caballo; hoy en día, es un atuendo adecuado para ceremonias como pueden ser bodas.

 

Es la prenda más adecuada para utilizar en un evento de día y hasta el atardecer. Podemos elegir entre usar chaqué de color negro o gris, siendo el más ceremonioso el negro.

El Chaqué se compone de las siguientes prendas:

  • Camisa: blanca bien almidonada de hilo o popelin, con doble puño para gemelos.
  • Corbata: de color gris y preferentemente de seda a la que se le realiza el nudo Windsor, puede adornarse con un alfiler con cabeza de perla. Las corbatas pueden ser lisas, estampadas, de rayas… no tienen ninguna condición especial, aunque siempre deben ser de seda o de hilo, nunca de lana ni de punto.
  • Chaleco: gris de corte clásico y con una fila de botones. En caso de funerales ha de ser negro y en caso de bodas blanco en seda piqué. Hoy en día también se usan otros colores de chalecos; además de usar chalecos cruzados y con tres botones o más.
  • Pantalón: en color gris o negro con finas rayas verticales y corte clásico.
  • Calcetines de color negro de hilo o seda.
  • Zapatos: negros, lisos y de piel preferiblemente con cordones y mates o con poco brillo, nunca de charol.
  • Chaqueta: tipo levita con faldones separados en la parte delantera y solapas clásicas; puede ser negra o gris marengo.
  • Sombrero: actualmente su uso ya no es frecuente, pero si se usa será de copa en color negro o gris.
  • Guantes: de vestir en color gris y de ante o piel; aunque son poco utilizados
  • El pañuelo: es la guinda del pastel, el detalle final que hará que el novio esté impecableel día de su boda. Lo más habitual es decantarse por el clásico pañuelo de hilo blanco, bordado con las iniciales del novio, y también se puede bordar como detalle más personalizado la fecha del día de la boda. Para los más atrevidos los pañuelos de seda estampados son la elección perfecta, combinados o haciendo contraste con el chaleco y corbata, es el toque final que dará al novio el toque de perfección al chaqué.

 

El protocolo para el uso del chaqué

En el caso de las bodas es el novio quien marca como deben ir el resto de invitados. Si el novio decide llevar chaqué, también lo deberán llevar los testigos y el padrino. Si por el contrario el novio no lo lleva, la tradición ordena que nadie puede llevarlo. Es muy aconsejable diferenciar el color del chaqué entre el novio y los testigos y padrino. El chaqué es una prenda que no admite condecoraciones.

 

Esmoquin

El origen del esmoquin data de 1860 cuando Henry Poole & Co lo confeccionó para el entonces Príncipe de Gales, como atuendo para celebraciones informales. Además se dice que la utilizaban los caballeros Británicos para fumar (fumar = smoke, de ahí llamar al atuendo “smoking”) la palabra equivalente en castellano es el esmoquin.

 

En el siglo XX su popularidad creció notablemente pasando de ser una prenda relativamente informal; hasta considerarse como una prenda formal después de la II Guerra Mundial. Su uso siempre ha estado unido a las fiestas más que a los actos puramente formales, de hecho, aún hoy en día se usa solamente por la noche, principalmente en fiestas menos formales; ya que para las más formales se utiliza el Frac.
 

Hoy en día el esmoquin es aconsejable para ir a la Ópera, para asistir al Ballet y conciertos de orquestas sinfónicas. En EEUU su uso es más que aconsejable en las cenas de los clubes sociales, actos de recolección de fondos, puestas de largo o presentaciones en sociedad. Es importante tener en cuenta que el esmoquin en España no es una prenda de ceremonia, aunque en países anglo parlantes no hacen este tipo de distinciones.

 

Es una prenda que no admite condecoraciones. En general es correcto vestir esmoquin en aquellas ocasiones que requieran cierta etiqueta no muy formal, celebradas por la noche.

Hoy en día muchas de las invitaciones a eventos especifican el “Dress Code” lo que resulta muy útil:

  • Si la invitación especifica “Black Tie” debemos acudir con esmoquin
  • Si la invitación señala “Black Tie preferred” nos indica que el esmoquin es adecuado, pero no obligatorio por lo que en caso de no tenerlo se debe utilizar traje oscuro.
  • Si la invitación señala “Black Tie optional” o “Black Tie invited” quiere decir que no es obligatorio el uso de esmoquin, pero es recomendado.

Como anfitrión, siempre es conveniente indicar en las invitaciones la etiqueta requerida para el acto. Como invitado, se deben seguir esas indicaciones como muestra de respeto al que nos invita y al acto en cuestión.

Las prendas básicas que conforman un esmoquin son:

  • Chaqueta: de color negro, azul oscuro, granate o blanco. Variable según el sitio y la época del año. El más utilizado es el negro. Puede ser recto o cruzado, con solapas redondas de gran abertura, en seda o raso brillante. Si la chaqueta es cruzada no se debe vestir fajín. Solo se abrocha el botón superior.
  • Camisa: blanca o de un color marfil muy claro. Ya sea de hilo, lisa o con alguna lorza. Cuello bajo (de pajarita) y puño doble para los gemelos.
  • Pajarita: Negra, de seda y de lazo, aunque también se admiten las hechas. También puede ser azul marino o burdeos en función de la chaqueta que vistamos.
  • Fajín: en seda o raso, a juego con la pajarita. En caso de vestir fajín no se puede llevar chaleco.
  • Pantalón: siempre de igual color que la chaqueta, excepto el de verano o media etiqueta (blanco) que se viste con pantalón negro. De corte clásico, y con una cinta de seda lateral.
  • Calcetines: finos, de seda o hilo y negros.
  • Zapatos: negros, de cordones y de charol. Aunque también se pueden utilizar zapatos de charol negros de corte clásico con hebilla.
  • Chaleco: de seda o del mismo tejido que el esmoquin. Se viste en lugar del fajín.
  • Guantes: blancos o de color hueso o gris. En gamuza o piel.
  • Pañuelo: si se quiere utilizar ha de ser blanco, en hilo o algodón.
  • Tirantes: muy recomendable para mantener el pantalón en su sitio, pero deben permanecer ocultos a la vista. Pueden ser de color blanco o negro o una combinación de ambos. Se diferencian de unos tirantes normales en que las tiras que los unen a los botones del pantalón son de seda.
  • Los botones y los gemelos: suelen ser de material perlado, pero si se dispone de presupuesto se puede optar por una versión más lujosa, como los botones oro y ónice o tipo joya, siempre que no sean llamativos y a juego con el conjunto del atuendo. Botones y gemelos deberían ser similares.
  • La flor: no es obligatoria si hemos optado por un pañuelo, aunque una buena combinación es flor blanca con pañuelo blanco. Solo en bodas, no se usa este elemento en el protocolo oficial.
  • El pañuelo: debe ser de lino o hilo blanco y la parte del pañuelo que sobresale debe quedar paralela a la línea del bolsillo. Debe ser lo más discreto posible.
  • El reloj: no se debe llevar reloj, pero en el caso de llevarlo, de bolsillo.
  • Abrigo: ha de ser clásico en color negro con una bufanda, preferiblemente de seda, blanca.
  • Sombrero y guantes: el sombrero modelo homburg es el adecuado. Los guantes de piel y en color negro.

 

El esmoquin blanco era utilizado por los ingleses afincados en países tropicales en la década de los 30 del siglo XX, y lo hacían porque el color negro no era precisamente el más adecuado debido al calor. Hoy endía la chaqueta blanca solo debería vestirse en verano o primavera, y generalmente en espacios abiertos.

 

 

Frac

El frac es la indumentaria masculina de máxima etiqueta. Se utiliza generalmente por la noche y en lugares cerrados. No es una prenda habitual por lo que lo más adecuado en caso de precisar de su uso es alquilarlo en sastrerías y tiendas especializadas de caballeros.

Por delante llega hasta la cintura, y por detrás tiene dos faldones, separados entre sí y que llegan a la altura de las rodillas por su parte posterior.

Las prendas básicas que componen este vestuario son:

  • Chaqueta: de color negro o azul-negro, en tejido de granito, generalmente. Por delante llega hasta la cintura y por detrás lleva dos faldones caídos. Las solapas en seda, sin brillos, preferiblemente mates.
  • Camisa: blanca, de pechería dura o muy almidonada, cuello subido (de pajarita) y puño de doble ojal para los gemelos. Preferiblemente de hilo. La abotonadura puede ser de perlas o pequeños brillantes en algunos casos.
  • Pajarita: blanca y hecha de lazo en tejido piqué, evitar utilizar las de nudo hecho.
  • Pantalones: negros de corte clásico y lisos del mismo género que la chaqueta. Llevan una cinta lateral de unos 2 cms de ancho, generalmente en raso.
  • Calcetines: negro de hilo o seda
  • Zapatos: negros de corte clásico, preferiblemente de cordones y brillo, tipo charol.
  • Sombrero: de copa, muy reservado a ocasiones excepcionales.
  • Guantes: de color gris claro, blanco o hueso. De gamuza
  • Pañuelo: en el caso de usarlo ha de ser blanco de lino o hilo.

 

El frac admite todas las medallas y condecoraciones. Si se viste banda, habrá de hacerse por encima del chaleco. Si el tiempo lo requiere, con las prendas de etiqueta podemos vestir encima un abierto recto, largo de corte clásico en negro o azul marina y de lana o cachemir. En algunos lugares aún es utilizada la capa en vez del abrigo.

 

El frac se viste en actos académicos, recepciones y cenas de gran gala; aunque está pensado para los actos más formales sólo debe de vestirse si en la invitación lo especifica, de no ser así es más seguro decantarse por un esmoquin.

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué necesito una estrategia de eventos?

Hoy en día, las empresas y entidades destinan parte de su presupuesto a la organización de un evento, por eso, se debe de crear una estrategia que justifique ese gasto y consiga rentabilizar la inversión. Los eventos deben de transmitir los valores de una marca, describir un producto…así que es necesario que exista una coherencia dentro de las compañías que identifique a sus eventos como propios. Es por eso que es necesaria una estrategia de eventos.
En la actualidad, los eventos se han convertido en una acción de Comunicación y como herramienta estratégica, deben de cumplir unos objetivos empresariales. Se debe identificar los objetivos, crear una planificación y construir un equipo que los consiga.
No todos los eventos son iguales, así pues, en la estrategia corporativa cada tipo de evento se regirá por una estrategia distinta dependiendo si es la celebración de un aniversario, la presentación de un nuevo producto, la celebración de la colaboración entre entidades… y según el tipo de evento también hay que diferenciar quienes son los clientes principales de cada uno y qué experiencia debe vivir cada stakeholder para llegar a conseguir cada objetivo.
Siguiendo lo expuesto en los anteriores párrafos, está claro que la manera de ver la organización de eventos ha evolucionado. Dejamos a un lado el protocolo más regio, formal y estricto para crear eventos que acerquen experiencias a los clientes finales. Crear una conexión con clientes, proveedores, influencers es posible con la creación de un evento que exhiba la estrategia de marca.
A continuación os damos tres ejemplos de eventos que mejoran la imagen de marca (branding) y la comunicación desde el punto de vista empresarial.

Día de puertas abiertas: El objetivo es que los diferentes stakeholders conozcan de manera más cercana tu producto.

Presentación para medios: los asistentes son periodistas y medios especializados y bloggers que conocerán nuestros productos o servicios. Su opinión y valoración siempre será importante y si esta es positiva conseguiremos mucha más notoriedad entre nuestro cliente final.

Taller promocional: es una buena forma de generar interacción y engagement. Se busca principalmente la promoción de un producto o servicio con los clientes. Este eventos consigue mucho más impacto al poder los clientes probar nuestro producto o servicio.

                                    

Tips para celebrar una boda eco-friendly

¿Quieres reflejar tu espíritu ecológico el día de tu boda?  ¿Intentas llevar una vida respetuosa con el medio ambiente y tu entorno, y quieres que tu boda sea lo más sostenible posible?

Hoy en nuestro blog os explicamos algunas ideas para llevarla a cabo.

Invitaciones: La parte de las invitaciones puede ser la parte más fácil  y también la más difícil.  Echad mano de tecnología y optad por la invitación 2.0 y una web de tu boda. Basta con enviar un correo electrónico con la dirección web, para que todos tus invitados estén al tanto de todos los detalles. Si hay un gran número de invitados mayores que no estén acostumbrados a la tecnología, siempre se puede optar por papeles reciclados.

 

Decoración: Si tienes muy claro qué tipo de decoración quieres para tu boda, puedes ir reuniendo  elementos que te podrán servir como elemento decorativo y reciclados: botellas de vidrio, latas, jarrones, vinilos, velas…

Flores: Si eres creativa y te desenvuelves con las manualidades, puedes optar por crear parte de la decoración con flores de tu jardín, el campo… puede parecer mucho trabajo pero tu espíritu eco siempre lo agradecerá.

Menú: Optad por restaurantes o catering que trabajen con productos de proximidad y temporada; ayuda a los productores y proveedores locales, y siempre son más económicos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Detalle de los invitados: donad el dinero que os ibais a gastar en los regalos para los invitados a una buena causa. Es un detalle muy especial que los invitados recordarán.

 

 

 

 

 

 

 

 

Novias sin tacones

Sí, a las novias sin tacones

¿Es obligatorio el uso de zapatos de tacón si te vas a casar? ¿Y si no estás acostumbrada al uso de los tacones? ¿Y si lo que quieres es disfrutar de tu boda, y no tener que estar pendiente de andar bien en las alturas y sufrir un dolor molesto después de tantas horas? Y si lo que de verdad quieres es ser tú misma el día de tu boda y te apetece ir en zapatillas ¿Por qué no llevar unas Converse? Lo que está claro, que el día de tu boda es para que lo disfrutes, te sientas cómoda y puedas llevar tu estilo, también en tus pies.

  

Por suerte, esto no es una imposición y el protocolo en las bodas se ha vuelto más flexible. Para muchas mujeres, si no estás acostumbrada a estar subida a zapatos de muchos centímetros puede ser una tortura.

No llevar tacones no tiene porque significar perder estilo. Y de eso se ha dado cuenta el sector de la moda y por suerte se pueden encontrar opciones que se adaptan a esta circunstancia.

Y para aquellas que llevéis tacones y queráis cambiaros de zapatos para disfrutar después de la ceremonia, nuestra recomendación es optar por algo con un poco de altura, como unas cuñas para no estar pisando el vestido todo el tiempo.

¿Cuál es tu estilo: novia converse, novia sin tacones o novia con tacones que se pondrá cómoda para el baile? lo importante es que elijas el look que te haga sentir más cómoda, más tú misma.

Candy Bar, mesa dulce de moda

Un Candy Bar, Candy Buffet, Sweet table o Candy table, es una mesa montada y decorada con  gominolas, galletas, dulces, tartas, cupcakes, chocolates, palomitas…

Las mesas dulces nacieron en los años 50 del siglo XX en Estados Unidos cuando familiares y amigos se reunían, preparaban dulces y decoraban una mesa con todo detalle como muestra de afecto a los novios el día de su boda.

Después, su uso se ha ido extendiendo a otras celebraciones como comuniones, cumpleaños, aniversarios, bautizos, pedidas de mano, fiestas… para luego salir de las fronteras americanas y convertirse en un complemento indiscutible en un evento de cualquier otro país.

   

Pero también podemos afirmar que es mucho más que eso. No es solo llenar tarros, platos o bandejas bonitas si no que detrás de cada mesa hay un trabajo de diseño, estrategia y personalización igual que cualquier otro evento.

Antes de empezar a diseñar un Rincón Dulce hay que tener claros una serie de puntos desde el punto de vista organizativo: nos debemos plantear una serie de puntos fundamentales: ¿Quiénes son los invitados? ¿Cuántos son? ¿Qué tipo de evento es? ¿A qué hora se pondrá la Mesa Dulce? No es lo mismo una Candy Bar para un cumpleaños infantil o un cumpleaños de un adulto ni para una boda con 200 invitados. Tampoco tienen nada que ver una Candy Bar para una merienda de cumpleaños, que una Mesa Dulce para una boda que se disfrutará en el baile y de madrugada.

  

También es importante definir qué tipo de platos se van a presentar en la zona dulce. Si son solo golosinas o chuches como palomitas o algodón de azúcar o si va ser de repostería o chocolates.

Teniendo esto claro ya podemos empezar a crear y organizar un Candy Bar centrándonos en la temática, el estilo, los colores y otros fundamentos decorativos como la altura, la simetría y el fondo en el que se va situar la mesa.

Pero volviendo a la pregunta que da título a este artículo de nuestro blog. ¿Por qué están de moda las Mesas Dulces? Sobre todo en las bodas.

Es quizás, una manera más de deleitar a todos los invitados a una boda, porque aunque no todo el mundo pruebe la tarta nupcial, seguro que un capricho dulce a altas horas de la madrugada o como merienda, si es una boda de día, nadie es indiferente. Sobre todo, después de unos cuantos bailes y copas…

  

 

Protocolo social: ¿ De qué hablar en la mesa?

Iniciar una conversación  con alguien a quien conocemos no suele resultar una tarea demasiado difícil. El problema puede surgir cuando tenemos que coincidir con personas que no conocemos y debemos entablar una conversación, pero, ¿sobre qué tema?

La conversación en una reunión social debe centrarse en temas más generales y de interés común para todos. Sin embargo, existen una serie de temas que no deberían sacarse en conversaciones.

protocolo-social

Se debe evitar entrar en polémicas, valoraciones o juicios de valor. Hay que tratar de tener un encuentro tranquilo, cordial y ameno.

i-248-cG.23551.1protocolo11-587x311

El tema de conversación debe involucrar a todos para que nadie se sienta desplazado o directamente se duerma.

Aquí os dejamos unos cuantos consejos e ideas a tener en cuenta y poder salir airosos de una mesa.

  • No hablar de ti mismo ni tus experiencias.
  • Crear feedback en la conversación. Pon interés y atención en lo que te están contando.
  • Temas tabú. Hay ciertos temas de conversación que no es apropiado abordar en una primera toma de contacto sin tener confianza con los interlocutores. Religión, dinero, política, fútbol, hay hinchas que no toleran que se hable de su equipo… tampoco es recomendable recurrir a los chistes. Los chistes de mal gusto pueden herir la sensibilidad del resto de invitados, y pueden generar tensión en el ambiente.
  • Ponte al día antes del evento. Centra tu conversación en la actualidad que es una fuente inagotable de ideas. Para mantener una conversación cómoda lo mejor es dirigir la charla a un tema neutro y de actualidad. Pero acuérdate, que no sea la política.

imagenes_BCN-brindis_ec8d896f